Inicio / Espacio Profundo / ¿La primera misión tripulada a la órbita marciana en 2018?

¿La primera misión tripulada a la órbita marciana en 2018?

La capsula Dragon orbitando MarteLa verdad, no se si el dinero da la felicidad o no, aunque seguro que ayuda, pero desde hace tiempo todos sabemos que los poderosos son los que pueden conseguir casi todos sus deseos. El que fue el primer turista espacial que subió a la ISS, Denis Tito, ha creado la fundación sin “ánimo de lucro” Inspiration Mars cuyo objetivo es alcanzar el planeta rojo en el 2018 (que un multimillonario cree una fundación sin ánimo de lucro no parece algo coherente). Para lograrlo quieren utilizar los servicios de SpaceX, aunque el pazo de 5 años desde ahora parece ser demasiado breve, así que parece que Tito tiene metas mucho más altas.

De momento no se sabe nada más sobre estos planes ya que pretenden revelar los detalles de esta misión durante una conferencia de prensa el próximo 27 de febrero, aunque sí ha señalado la intención de contar con los servicios de la compañía de Elon Musk, Space Exploration Technologies Corporation, o SpaceX, para lanzar una nave espacial más allá de la órbita terrestre baja. Según esto, el cohete de esta utilizado por esta compañía debería ser el lanzador pesado Falcon que actualmente está en desarrollo.

De acuerdo con una entrada en la web Newspace Journal basado en un documento de esta fundación, la nave utilizada seria una capsula Dragón modificada en la que, según parece, tan solo viajarían dos personas.

Debido al corto periodo de tiempo para desarrollar la tecnología necesaria para hacer posible esta misión, la misión será estrictamente de bajo coste. Se utilizará tecnología existente para el soporte vital y no se hará ningún intento por aterrizar en la superficie de Marte, ni tan siquiera permanecer en la órbita marciana, es decir, simplemente una breve estancia de apenas unas horas en torno a Marte para utilizar la gravedad del planeta rojo como un “tirachinas” que devuelva a los dos únicos pasajeros de esta misión hacia la Tierra.



Tito señala que esto es un intento de lograr mayor atención por parte del público en los viajes espaciales, logrando que los ciudadanos presionen a los diferentes gobiernos para lograr que el ser humano pise definitivamente Marte.

Según los cálculos del equipo de Tito, la misión se iniciará enero de 2018, en el momento en el que la Tierra y Marte están en unas posiciones favorables, este viaje duraría unos 501 días.

“Esta ‘Mission for America’ va a generar nuevos conocimientos, la experiencia y el impulso para la próxima gran era de la exploración espacial”, así reza el comunicado de prensa hecho publico el 20 de febrero (a través de NASAWatch.com). “Se tiene la intención de alentar a todos los estadounidenses a creer de nuevo, en hacer las cosas difíciles que hacen de la nuestra una gran nación, para inspirar a los jóvenes en la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) la educación y motivarlos”.

Todo esto suena muy noble y emocionante, pero hasta la conferencia de prensa la próxima semana, es difícil hacer comentarios sobre los detalles.

Y es que discutir sobre una misión tripulada a Marte puede resultar algo frustrante, la NASA ha fijado su vista en el planeta rojo desde hace décadas, y sin embargo seguimos mandando robots en lugar de situar a la humanidad en su superficie. Cierto es que el trabajo realizado por estas maquinas es impresionante, nos han revelado muchos de los secretos encerrados en sus rojas arenas, pero las maquinas no pueden superar a la experiencia humana, el retraso de la señal provocado por la gran distancia no permite interactuar con el terreno en caso de necesidad, en muchas ocasiones los operadores del JPL se muestran frustrados al no poder sacar del atolladero a los diferentes vehículos porque estos se han topado con una situación no prevista.

Pero lejos de las cuestiones filosóficas habría que plantearse otras preguntas, ¿es el vehículo elegido, la capsula Dragon, válido para un viaje de tal magnitud? a pesar de que pueda parecer amplia y que la tripulación se reducirá al mínimo, ¿será capaz de albergar todos los víveres necesarios para tal hazaña aunque haya sido modificada? ¿Cuál será el impacto psicológico sobre estos dos tripulantes que permanecerán encerrados en un habitáculo con un espacio inferior al de un monovolumen medio durante más de 500 días?

Aunque también habría que recordar a Tito que pese a que Neil Armstrong fue el primero en pisar la Luna, parece que la humanidad se ha olvidado de aquellos intrépidos que osaron orbitar la Luna antes que él.


Un comentario

  1. He de señalar que ciertos problemas de salud me estan impidiendo publicar todo aquello que me gustaria, en muchos articulos ando retrasado, pero espero ponerme al día en breve

Deja un comentario