Un negocio paranormal

Como en la antigüedad las personas acuden a eruditos para resolver problemas sean estos cotidianos o de gran envergadura. La memoria colectiva todavía mantiene en lo más profundo de su ser que hay fuerzas muy poderosas que están por encima de la ciencia y el saber formal. Este conocimiento sigue estando en manos de magos, adivinos, brujas, personas con un poder especial que les permite ver lo que el común de la gente es incapaz de ver.

La consecuencia inminente de esto es que termina por convertirse en un servicio muy preciado, lo que hace que el negocio de lo paranormal se vuelva muy apetecible, al que cada vez se le buscan alternativas para sacarle provecho.

Los problemas cotidianos como el amor, el trabajo, el dinero, la salud y la muerte, son recurrentes. Cuando la situación se hace crítica en cualquiera de los casos mencionados, es el momento de acudir a lo paranormal. Para descubrir una infidelidad algunos recurren a detectives; pero lo más común es acudir a alguien que sea capaz de saberlo todo, gracias a los poderes sobrenaturales que posee para conectarse con el más allá, con los espíritus y fuerzas sobrehumanas que le dirán lo que el afectado desea saber. No hay nada oculto para los espíritus, ellos son capaces de estar en todos lados, de saber todo lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará.

tarotistas

Pero no se trata solo de asuntos cotidianos como los relacionados con la infidelidad y tampoco relacionada con un individuo, presidentes de grandes empresas y países, consultan a brujos y hechiceros antes de tomar una decisión importante, como en el caso de un país, ir a la guerra por ejemplo. Así era en la antigüedad, a través de un sabio o mago, se les consultaba a los dioses antes de decidir. Sean Dioses o espíritus o ambos, la influencia de los poderes del más allá han logrado mucho poder y dinero a lo largo de la historia.

Pero, ¿cuánto dinero mueve el negocio de lo paranormal?, solo en España hablamos de 3 mil millones de dólares anuales y no estamos hablando de un país del tercer mundo, en donde cualquiera pudiera justificarlo por un asunto cultural. La gente anda conectada y está más pendiente de otras cosas, en realidad no es así, las personas están en la búsqueda de las mismas cosas, solo que la manera de conseguirlo es diferente. Por ejemplo, no dejamos de usar el dinero ¿Cierto? Lo usamos pero de manera virtual, en esencia el concepto es el mismo, lo que cambia es la forma. Es como si se cambiara una moneda por otra.  Lo mismo sucede con el amor, incluso ahora puedes consultarte con una tarostista online, y puedes hacerlo desde donde quieras vía Skype.

El negocio esotérico sigue creciendo porque los problemas ahora son mayores y es un mercado mundial, eso se traduce en mucho dinero.

Fantasmas que hablan a través de un médium (intermediario entre el fantasma y el cliente), caracoles que dicen sobre tu futuro, cartas que hablan de tu pasado, presente y futuro, ¿A quién no le gustaría saber que le depara el futuro? ¿Cuánto pagarías por saberlo? Cualquiera con pensamiento lógico diría que esa es una información que debería valer una fortuna ¿Por qué cobran tan poco por hacerlo? Pero si hablamos de negocios y manejo de estrategias de marketing, se podría decir que vale más para quien tiene más. Si un hombre de negocios desea comprar una compañía por millones de dólares, saber sobre su futuro tendría un justificado alto precio.

videncia

Pero lo alto o bajo del precio es relativo, por eso el precio tiene más que ver con lo que significa para cada persona. ¿Cuánto vale tu vida? Si vas a un adivino y te dice que tienes un problema de salud grave que solo podrá ser curado con hechizos ¿Te arriesgarías a no considerar la cura? Aspectos como estos, que trabajan de manera muy fuerte sobre asuntos tan sensibles poseen un enorme poder. Quizás llegues al adivino por una recomendación y con un nivel de incredulidad elevado; pero estás frente a una persona con mucho poder de sugestión ¿Cómo puedes saber que lo que dice que pasará no ocurrirá? ¿Cómo saber si en verdad tiene un poder sobrenatural? ¿Acaso todo está en tú mente?

Son preguntas difíciles de responder, solo hay que estar en una situación de apremio y frente a uno de estos seres especiales para saber lo que se siente y se piensa.